Estás en
Home > Internacional > Así es Aokigahara, el misterioso bosque de los suicidios de Japón

Así es Aokigahara, el misterioso bosque de los suicidios de Japón

Aokigahara

Aokigahara es un hermoso y frondoso bosque al pie del mítico monte Fuji en Japón, objeto también de oscuras y tétricas leyendas milenarias, pero más famoso por ser además el lugar predilecto de los suicidas nipones. Aquí te contamos de qué se trata, y porqué es considerado como uno de los principales lugares del mundo, donde la gente decide quitarse la vida.

El bosque de Aokigahara

Conocido también como el Mar de árboles, por su frondoso entorno boscoso, es un bello y silencioso bosque de unos 35 kilómetros cuadrados, localizado a unos 130 km al oeste de Tokio.

Fueron precisamente una serie de erupciones en el Monte Fuji, hace más de mil años, las que allanaron el camino para lo que posteriormente se convirtiera en un frondoso bosque, con abundantes y frías cavernas.

Monte Fuji

En uno de sus extremos desemboca en el lago Saiko, no existe mucha vida salvaje en el lugar, y por el grosor, tamaño y densidad de sus árboles, se trata de un lugar muy silencioso; aunque también esto le da un toque de misterio, que ha inspirado de igual forma la imaginación de la cultura japonesa desde tiempos ancestrales.

Existen poemas antiguos, que vinculan a este bosque como un territorio maldito, por lo que es objeto también de un sinfín de mitos y leyendas. Aunque actualmente tiene un significado sagrado para la cultura del país del sol naciente.

Aokigahara, el bosque de los suicidios

Se presume que se trata del segundo lugar del planeta, donde más personas se han suicidado, solo por detrás del puente Golden State. Y aunque las cifras oficiales se fueron incrementando de forma preocupante, cuando se llegó a un registro de más de 100 suicidios por año, a principios del presente siglo, el gobierno japonés dejó de emitir reportes públicos al respecto, como un intento de dejar de vincular a este mítico lugar con el suicidio.

Actualmente, en el lugar se tienen instalados también múltiples anuncios y mensajes, buscando disuadir a aquellas personas que acuden con un fin suicida. De esta forma se emiten mensajes de reflexión e incluso números telefónicos para ofrecer atención psicológica personalizada, pues un porcentaje importante de los suicidios cometidos, han sido de parte de personas aún jóvenes y con buenas condiciones de salud.

Bosque Aokigahara

A pesar de ello, a través de ahorcamientos y envenenamientos, son las causas más frecuentes empleadas para despedirse de este mundo terrenal, de parte de los suicidas que visitan el bosque. Por este motivo, también existen de forma cotidiana, cuadrillas de guardias que exploran el lugar, para recuperar los cuerpos de aquellas personas que decidieron dejarlo todo, al interior del frondoso entorno.

Y es que el suicidio también ha sido desde hace tiempo parte importante de la cultura japonesa. A diferencia de religiones como el Cristianismo o el Islam, en la cultura oriental no se concibe como un pecado o algo negativo el quitarse la vida. Por esto, no solo Japón tiene la sexta tasa más alta de suicidios a nivel mundial, de acuerdo al censo gubernamental del 2016; sino que también han existido figuras para las cuales es un alto honor, como fueron los kamikazes en la Segunda Guerra Mundial, o los ‘seppuku’ que cometían los samurai.

Hoy en día, es posible visitar el bosque de Aokigahara con fines turísticos, aunque solo en algunas áreas no restringidas; un enigmático lugar, capaz de capturar para siempre.

Deja un comentario

Top
error: