Trump

Entendiendo las relaciones de Trump con países asiáticos

Donald Trump asumió la presidencia de Estados Unidos, el 20 de enero de 2017,  y muchas cosas comenzaron a cambiar en la política exterior con los países asiáticos.

Inclusive hubo un cambio de nombre de la región, que pasó de ser Asia-Pacífico a ser “Indo-Pacífico”, al incluir a la India en este grupo.

Al preferir las relaciones bilaterales, el 23 de enero de 2017, Trump retiró a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (Trans-Pacific Partnership, TPP) y comenzó a ocuparse de los problemas internos del país.

Posteriormente, se planificó, para noviembre 2017, la primera gira oficial de Trump: un viaje a Asia de 11 días, donde visitaría 5 países, en este orden: Japón, Corea del Sur, China, Vietnam y Filipinas.

Debido a estas decisiones, queremos conocer cómo han impactado sus acciones a Asia.

Viaje a Asia

Una forma de comprender las relaciones de Trump con los países asiáticos es analizar los objetivos y los resultados de la gira de Trump.

Objetivos de la gira

Los principales objetivos de la gira fueron: formar una coalición para enfrentar a Corea del Norte y persuadir a los países asiáticos de continuar haciendo negocios con Estados Unidos.

Más específicamente, Estados Unidos pretendía:

  • Hacer un frente común para encarar las amenazas de Corea del Norte
  • Reforzar las relaciones bilaterales
  • Disminuir las tensiones existentes con China
  • Reforzar las relaciones comerciales con Vietnam
  • Tener una reunión personal con el presidente filipino

Resultados de la gira

En general, hubo bastantes coincidencias sobre el tema norcoreano, lo que representa el mayor logro de la gira: tener un frente unido contra Corea del Norte.

En los países visitados, Trump dijo:

  • En Tokio, reafirmó que las relaciones entre ambos países siguen fuertes
  • En Seúl, ratificó su apoyo ante la amenaza que representa Corea del Norte
  • En Beijing, dijo que se mantenían las diferencias comerciales existentes
  • En Hanói, planteó su deseo de una región Indo-Pacífica abierta y libre
  • En Manila, mencionó que ambos países mantenían buenas relaciones y no habló acerca de los derechos humanos, lo que muchos esperaban que hiciera.

Todo esto, ha llevado a que los analistas políticos le atribuyan muy poco impacto a esta gira, sin resultados contundentes para Estados Unidos, ni para los países asiáticos.

Lo que siguió en 2018

Bajo la filosofía de “America First”, el 15 de junio de 2018, Trump anunció nuevos impuestos al 25 % de las importaciones chinas, afectando los mercados del acero y el aluminio.

China respondió imponiendo nuevas medidas arancelarias a los productos americanos, afectando el sector agrícola y desatando la que se ha llamado: Guerra Comercial China-Estados Unidos.

Después de estar en un constante pulseo arancelario, que generó una serie de inconvenientes en las dos economías más grandes del mundo, ambos presidentes decidieron reunirse.

Comenzando diciembre, Trump y Xi Jinping acordaron una tregua y no imponer nuevos impuestos a partir del 1 de enero de 2019.

Esta decisión y la posibilidad abierta de sentarse a conversar sobre puntos de interés para ambas economías, alegró tanto a los empresarios americanos como a los chinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: